Compartir
6 de mar 2017
Las vidas de Carmen Luz Roig y de la pequeña Esperanza estuvieron en riesgo, pero los esfuerzos del equipo médico permitieron salvarlas a ambas.
 
En octubre del año pasado, Carmen Luz Roig y Mauricio Johnson se enteraron de que serían padres por sexta vez. Estaban felices con la noticia y hoy lo están aún más, luego de vencer las dificultades que pusieron en peligro la vida de la madre y de su pequeña. 

Carmen Luz sufrió síntomas de pérdida durante los primeros meses de embarazo, sumando en la semana 20 fuertes contracciones y una pérdida de líquido amniótico.

El Dr. Manuel José Monckeberg y el Dr. Horacio Figueroa advirtieron que las posibilidades de sobrevida de la niña eran escasas y que también estaba en riesgo la madre, por la hemorragia y porque tenía cinco cesáreas previas, lo que abría la posibilidad de que sufriera una rotura uterina en caso de iniciar trabajo de parto. 

“El momento era muy difícil, hasta que de pronto el Dr. Monckeberg dice: "veo una luz, una pequeña esperanza"; es muy poco probable, pero el sangramiento ha disminuido y el líquido amniótico ha comenzado a aumentar”, recuerda Mauricio Johnson.  

El equipo médico puso todos los esfuerzos humanos y técnicos en tratar de postergar la inevitable cesárea hasta la semana 24 de gestación, cuando aumentan las probabilidades de sobrevivencia de los recién nacidos. Su empeño se vio recompensado porque lograron llegar hasta la semana 28. La niña pesó 1 kilo con 240 gramos. 

Hasta ese momento no sabíamos cómo ponerle a nuestra hija y como estaba tan aferrada a la vida, decidimos que se llamaría Esperanza”, cuenta Carmen Luz.  

En la Unidad de Paciente Crítico Neonatológico recibió apoyo por su inmadurez pulmonar. Cuando a los pocos días se inició el aporte de leche materna, presentó una gran hinchazón. Los médicos concluyeron que sufría un “íleo meconial severo”, que es una parálisis y distensión intestinal producto de tapones de meconio (deposiciones) en todo el colon y parte final del intestino delgado.

El Dr. Eduardo Leopold lideró al equipo que realizó una cirugía abdominal para limpiar la zona. Además, decidió mantener comunicado transitoriamente el intestino al exterior, para permitir su limpieza total y una desinflamación de manera segura. Un mes después, cuando Esperanza pesaba más de 2 kilos, se cerró en una segunda intervención.

Paralelamente, el equipo de médicos neonatólogos apoyó el proceso de maduración de los diversos órganos de Esperanza. Parte del tratamiento consideró que la niña pasara dos a tres horas al día junto a su mamá o su papá, en un contacto físico directo -apego “piel a piel”-, pues esto ayuda a la maduración neurológica y estabilidad respiratoria y hemodinámica en los prematuros.

Todos estos cuidados permiten que hoy Esperanza se encuentre en su casa, junto a su familia.

Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. Manuel José Mönckeberg Balmaceda

Dr. Manuel José Mönckeberg Balmaceda

Dr. Manuel José Mönckeberg Balmaceda

Dr. Manuel José Mönckeberg Balmaceda

Ginecología y Obstetricia Reserva de hora
 
Dr. Horacio Figueroa Diesel

Dr. Horacio Figueroa Diesel

Dr. Horacio Figueroa Diesel

Dr. Horacio Figueroa Diesel

Ginecología y Obstetricia Reserva de hora
 
Dr. Eduardo Leopold González

Dr. Eduardo Leopold González

Dr. Eduardo Leopold González

Dr. Eduardo Leopold González

Cirugía Pediátrica Reserva de hora
 

Temas relacionados

Consejos para madres primerizas

Consejos para madres primerizas

El Dr. Enrique Oyarzún entrega algunos consejos a las mujeres que esperan a su primer hijo, para que su embarazo sea saludable.

ver articulo completo
Consejos para las primeras papillas

Consejos para las primeras papillas

Seis meses es la edad en que normalmente se recomienda comenzar a dar puré de frutas a los niños.

ver articulo completo
Un parto como en casa

Un parto como en casa

Lograr un parto lo más natural posible pero en un entorno protegido es posible gracias al programa “Parto Natural Seguro”.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME