Compartir
6 de feb 2017
Mantener en la medida de lo posible un horario definido de alimentación y sueño, sumado a la práctica de ejercicio, ayudan a disminuir el aumento de peso durante esta época.
 
Con las vacaciones, los horarios cambian, los hábitos varían y la ingesta de comida se relaja. Comenzamos a consumir alimentos más calóricos y altos en grasas o azúcares y a disminuir la cantidad de ejercicio que realizamos. Producto de lo anterior es que muchos niños y adultos comienzan el año con varios kilos de más.

Macarena Araya, Nutricionista Jefe de Clínica Universidad de los Andes, entrega algunas recomendaciones a las madres, para evitar sufrir las consecuencias que produce el repentino cambio de costumbres en la alimentación de los niños. 

La alimentación juega un papel importante en los niños, ya que contribuye en el crecimiento y a su desarrollo, sin embargo, una vez que salen de vacaciones, la buena alimentación y la nutrición también se toman un descanso, lo que contribuye al aumento de peso” señala la especialista. 

Dentro de las recomendaciones que entrega nuestra nutricionista, se encuentran:

1. Mantener los horarios de alimentación lo más cercano a lo habitual, donde se mantenga la ingesta de 4 comidas al día y colaciones. Esto ayuda a regular el apetito de los niños, evitar que coman de prisa y a diferentes horas del día. 

2. Empezar el día con un buen desayuno, que considere lácteos bajos en grasas, cereales, frutas o jugos naturales. 

3. Realizar actividad física, evitando el uso frecuente de televisores, computadores, etc. Dando prioridad a actividades al aire libre. 

4. Moderar el consumo de dulces, golosinas y grasas. Tener colaciones saludables como frutas, verduras, frutos secos, galletas integrales y lácteos descremados. 

5. Fomentar el consumo de líquido, prefiriendo agua o jugos naturales sin azúcar, antes que bebidas o jugos azucarados. 

6. Aprovechar las frutas y verduras de época, que son una fuente importante de vitaminas y minerales para niños, ricas en fibras y bajas en caloría, por lo que evitan el estreñimiento y la obesidad. 

Comer sano, no tiene porqué ser aburrido para los niños. Siempre existen alternativas de comidas y colaciones que son ricas y a la vez saludables” concluye.

Especialistas relacionados:

Macarena Araya Melo

Macarena Araya Melo

Macarena Araya Melo

Macarena Araya Melo

Otros profesionales de la salud Reserva de hora
 

Temas relacionados

El 67% de los chilenos tiene sobrepeso

El 67% de los chilenos tiene sobrepeso

Según un informe nutricional elaborado por la FAO y OPS un 58% de la población latinoamericana vive con kilos de más.

ver articulo completo
Diarrea, una enfermedad de verano

Diarrea, una enfermedad de verano

Cuando esta patología interrumpe sus vacaciones, existen varios consejos que puede considerar para terminar con ella.

ver articulo completo
¿Qué hacer con un niño mañoso para comer?

¿Qué hacer con un niño mañoso para comer?

Lo primero es descartar alergias, intolerancia o trastornos sensoriales. Lo segundo, usar la creatividad.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME