Compartir
10 de abr 2017
Un embarazo múltiple es aquel en el que se desarrolla más de un feto. Esto se produce como resultado de la fecundación de dos o más óvulos, o cuando un óvulo se divide, dando lugar en este caso a gemelos, genéticamente idénticos. 

El Dr. Enrique Oyarzún, ginecólogo de Clínica Universidad de los Andes, realiza una serie de aclaraciones sobre este tema. 

1. Durante la última década nuestro país ha experimentado un incremento de embarazos múltiples, ¿existe alguna cifra oficial?, ¿a qué se debe este fenómeno?

Efectivamente. Y existen cifras disponibles en publicaciones de otros países y del nuestro. La frecuencia de embarazo múltiple, doble (2 fetos), fue tradicionalmente de alrededor de 1%. En los últimos años esa frecuencia ha pasado a ser del 2 a 3%, aumento que tiene que ver con dos factores principales.

El primero es la postergación de la maternidad, porque los embarazos a edades más tardías de la mujer se asocian a mayor posibilidad de embarazo múltiple (por producción de más de un ovulo).  

El segundo es el uso más frecuente de técnicas de fertilización asistida que incluyen el uso de drogas que estimulan la ovulación lo que se relaciona con la producción de varios óvulos (en lugar de uno al mes que es lo habitual). 
 
2. Una vez confirmado el embarazo múltiple, ¿cuáles son los cuidados especiales que debería adoptar la madre?

En general cuando una madre es portadora de un embarazo múltiple debe saber ella (y el padre), que tener más de un feto en el útero es patológico por definición. Constituye entonces un embarazo de alto riesgo y debe ser controlado de manera diferente, más frecuentemente, y por médicos especialistas en lo que se llama medicina materno fetal (subespecialidad de la obstetricia y ginecología).

Lo anterior tiene que ver con que un embarazo múltiple se asocia a mayor frecuencia de casi todo tipo de complicaciones, tanto para la madre como para los fetos. Para la madre hay mayor frecuencia de abortos, hiperémesis, anemia, hipertensión arterial, cesáreas y otros. Para los fetos hay mayor frecuencia de prematurez y de retardo de crecimiento intrauterino. 

Además, los embarazos múltiples pueden asociarse a complicaciones especificas o propias de ellos, como son la transfusión feto fetal, perfusión arterial reversa, entrecruzamiento de cordones umbilicales y otras que se relacionan con el hecho de que los fetos compartan placenta o saco gestacional.  Estas patologías requieren terapias específicas que solo pueden desarrollarse en algunos centros del país. 

3. ¿Qué particularidades tiene un parto múltiple?, ¿cómo son las contracciones, trabajo de parto, etc.?

Respecto del parto, hoy en día muchos de los embarazos múltiples son resueltos a través de una operación cesárea. La razón de esto es que se han perdido las habilidades necesarias para atender un parto gemelar por la vía vaginal,  y que muchas veces los médicos que atienden los partos de estas pacientes no son necesariamente especialistas en medicina materno fetal. 

Otra diferencia significativa es que mientras que en embarazos con un feto, se puede esperar hasta una semana después de la fecha probable de parto para resolver el parto si la paciente no inicia trabajo de parto espontáneo, con dos fetos hoy existe evidencia que no deben esperarse más allá de las 37 semanas, porque esa espera afecta el pronóstico de los niños/as.

Cuando el embarazo múltiple es de 3 fetos o más, la vía de parto debe ser una operación cesárea. Con dos fetos en cambio, la madre puede tener un parto vaginal.  En general, la edad gestacional promedio a la que un parto con dos fetos se resuelve es alrededor de las 36 semanas (vs 39 a 40 semanas con feto único). Si ambos fetos están en presentación cefálica (con la cabeza orientada hacia el cuello del útero), el parto de ambos puede resolverse por la vía vaginal. 

Cuando el segundo feto o gemelo (se habla siempre en medicina de gemelos, aun cuando sean gemelos bicoriales, biamnióticos, que corresponden mejor a lo que el grueso público llama mellizos) se encuentra en presentación transversa o podálica (nalgas hacia abajo), es posible también el parto vaginal con asistencia de un parto en nalgas, a través de la acomodación in útero del segundo gemelo, por el operador,  para extraerlo en nalgas, o a través de la versión externa del segundo gemelo para que nazca también en cefálica. 

Existen otras indicaciones de operación cesárea, por ejemplo cuando el primer gemelo, el que está más abajo o más cerca del cuello uterino, está en una presentación diferente a la cefálica (podálica o transversa), o cuando se trata de gemelos pagos, fusionados por alguna parte de sus cuerpos. 

Cuando existe trabajo de parto, todo es similar al trabajo de parto de un embarazo con feto único, salvo por el hecho de que la madre tiene un volumen abdominal mayor. 

Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. Enrique Oyarzún E.

Dr. Enrique Oyarzún E.

Dr. Enrique Oyarzún E.

Dr. Enrique Oyarzún E.

Unidad de Medicina Materno Fetal Reserva de hora
 

Temas relacionados

Ejercicio durante el embarazo

Ejercicio durante el embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo puede ayudarte a controlar el peso y alivia los dolores de espalda y los problemas circulatorios.

ver articulo completo
“Como estaba tan aferrada a la vida, decidimos que se llamaría Esperanza”

“Como estaba tan aferrada a la vida, decidimos que se llamaría Esperanza”

Carmen Luz Roig y la pequeña Esperanza estuvieron en riesgo, pero los esfuerzos del equipo médico permitieron salvarlas.

ver articulo completo
Dr. Masami Yamamoto participó en importante congreso internacional

Dr. Masami Yamamoto participó en importante congreso internacional

A la instancia asistieron los médicos más renombrados a nivel mundial en las diferentes especialidades de la Gíneco Obstétrica.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME