Compartir
8 de may 2017

Aunque pocas hablan de ello, entre un 3 y un 11% de las mujeres sufre de prolapso genital, porcentaje que aumenta a un 76% entre las mayores de 60 años.

Los partos vaginales, la obesidad y la menopausia, predisponen a sufrir de prolapso genital, problema que consiste en el descenso al canal vaginal o fuera de él de los órganos pelvianos, lo que puede incluir o afectar al útero, vejiga, colon e intestino delgado. También contribuyen los partos de niños de más de 4 kilos, partos instrumentales (fórceps), historia familiar de prolapso, trabajo pesado y constipación, entre otros factores.

El Dr. José Antonio González, especialista en obstetricia y ginecología de Clínica Universidad de los Andes, explica que el prolapso genital no reviste gravedad, pero impacta la calidad de vida de las personas por la sintomatología que produce.

Lo clásico es la sensación de bulto o masa vaginal. Se reconocen además otros síntomas de la esfera urológica y gastrointestinal, que pueden acompañar al prolapso pero son más inespecíficos,  como la incontinencia urinaria y/o fecal y la sensación de vaciamiento incompleto u obstrucción a la salida de orina y deposiciones”, señala.

El tratamiento debe ser individual y personalizado, orientado a controlar los síntomas para mejorar la calidad de vida. Lo primero es corregir todos los factores de riesgo modificables, como son la tos crónica, patología respiratoria, obesidad y constipación.

Dependiendo del nivel o grado del prolapso, se puede intentar un manejo médico que consiste en la evaluación por parte de un kinesiólogo, para confeccionar un plan de ejercicios perineales que ayuden a fortalecer la musculatura de esa región y con esto evitar la progresión del prolapso. Es también una buena medida de prevención para pacientes que presenten otros factores de riesgo y no hayan desarrollado un prolapso propiamente tal.

También se puede plantear el uso de pesarios, que son dispositivos mecánicos de uso vaginal que reducen la masa genital, permitiendo a la paciente realizar sus actividades con mayor normalidad. Requieren control pues pueden asociarse a infecciones genitales.

Dependiendo del grado de compromiso, en alrededor del 30% de los casos se requiere manejo quirúrgico. “Existen distintas alternativas y vías de abordaje, ya sea vaginal, abdominal o laparoscópica, para corregir los distintos órganos prolapsados”, concluye el Dr. José Antonio González.

Para el tratamiento de patologías como esta, Clínica Universidad de los Andes cuenta con una Unidad de Piso Pélvico Femenino compuesta por un equipo multidisciplinario de ginecólogos, urólogos, uroginecólogos, proctólogos, médicos especialistas en la realización de exámenes especiales -como la urodinamia- y kinesiólogos especialistas en piso pélvico, para tratamientos de ejercicios y terapias de estimulación perineal.

Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. José Antonio González Gaite

Dr. José Antonio González Gaite

Dr. José Antonio González Gaite

Dr. José Antonio González Gaite

Ginecología y Obstetricia Reserva de hora
 

Temas relacionados

La visita al ginecólogo  que una mujer no debe olvidar

La visita al ginecólogo que una mujer no debe olvidar

Una vez al año toda mujer mayor de 25 años debe asistir a una revisión ginecológica.

ver articulo completo
Consejos para madres primerizas

Consejos para madres primerizas

El Dr. Enrique Oyarzún entrega algunos consejos a las mujeres que esperan a su primer hijo, para que su embarazo sea saludable.

ver articulo completo
Ejercicio durante el embarazo

Ejercicio durante el embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo puede ayudarte a controlar el peso y alivia los dolores de espalda y los problemas circulatorios.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME