Compartir
6 de jul 2018
En los adultos suelen extraerse por infecciones reiteradas, mientras que en niños es por ronquidos, dificultades para respirar o apnea del sueño. 

La amigdalectomía es la extirpación quirúrgica del tejido linfático (amígdalas)  que se encuentran a los lados de la parte posterior de la garganta. Esta cirugía se realiza en pabellón y bajo anestesia general. 

Las razones para extirpar las amígdalas en niños son distintas a las de los adultos. Lo más común en adultos es extirpar las amígdalas por la repetición de cuadros de amigdalitis, mientras que en los niños la principal razón para sacarlas es la apnea del sueño, ronquidos o dificultades para respirar.

La Dra. Constanza Beltrán, Otorrinolaringóloga de Clínica Universidad de los Andes indica que “existen diversos métodos para realizar una amigdalectomía y principalmente se clasifican en fríos y calientes. Los métodos fríos corresponden a aquellos que no liberan energía térmica durante el procedimiento, lo que teóricamente podría disminuir el dolor postoperatorio. Los métodos calientes liberan distintas cantidades de energía térmica que produce un efecto cauterizador, potencialmente disminuyendo tanto el tiempo de cirugía como el sangrado”. 

Tras la cirugía, muchos pacientes pueden irse a su casa después de algunas horas. Otros deben quedarse hasta el día siguiente. Es importante que en el caso de los niños consuman líquidos claros, helados y que se tomen los medicamentos para el dolor por la boca. Aunque tengan dolor de garganta severo, deben tomarse cierta cantidad de líquidos al día. Una vez que estén tomando líquidos, tomando medicamentos para el dolor y no este teniendo nauseas, vómitos, sangrado o fiebre alta, estarán listos para irse a casa. 

“El postoperatorio no es muy agradable ni para el niño ni para el adulto, aunque para el adulto en general es peor. Básicamente por el dolor, el cual si bien es fuerte los primeros días,  desde el día 4 al 7 y sobre todo porque el dolor es referido hacia los oídos”, indica la Dra. Beltrán. 

Es importante que en el postoperatorio el paciente no consuma alimentos duros ni crujientes durante una semana entera. Pueden rasparle la garganta y causar sangrado.

Entre estos alimentos se incluyen: 

- Palomitas de maíz. 
- Pretzels (galletas en forma de lazo) papas fritas y de otro tipo. 
- Frutos secos.
- Cereales fríos. 
Compartir

Especialistas relacionados:

Dra. Constanza Beltrán Morales

Dra. Constanza Beltrán Morales

Dra. Constanza Beltrán Morales

Dra. Constanza Beltrán Morales

Equipo Pediátrico Reserva de hora
 

Temas relacionados

Vacaciones de invierno en la casa

Vacaciones de invierno en la casa

Hacer una agenda de actividades, tener un menú divertido y disfrutar de un día “todo permitido”, son algunas cosas que se pueden realizar.

ver articulo completo
Brote de sarampión: ¿para quiénes se recomienda la vacuna?

Brote de sarampión: ¿para quiénes se recomienda la vacuna?

Quienes viajen al extranjero y hayan nacido entre los años 1971 y 1981 y que no tenga antecedentes de haber recibido dos dosis.

ver articulo completo
Lo que tienes que saber sobre las paperas

Lo que tienes que saber sobre las paperas

Este virus, que ha aumentado en nuestro país,  se transmite por secreciones de la boca y la nariz.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME