Compartir
25 de ene 2017
Graciela Torres ha dedicado su vida a la educación. Trabajó como profesora de básica en un colegio hasta que cumplió los 70 años, edad en que decidió jubilarse. Para ella, educar no se limitaba a entregar a sus alumnos conocimientos teóricos, siempre veló por inculcarles valores. 

Como madre, abuela y bisabuela siempre se mostró como una mujer activa y sana. Sin embargo, en agosto de 2016 comenzó a tener síntomas que fueron deteriorando su salud. 

Me costaba respirar , lo que me dificultaba hacer mis cosas con normalidad. Me paraba, caminaba tres pasos y terminaba agotada. Me empecé a sentir muy mal, con pocas energías, me faltaba el aliento, estaba muy agitada y dormía mal. Y a la hora de comer, tenía acidez, me hinchaba mucho y no me sentía bien”, cuenta Graciela.

Cuando estos problemas de salud comenzaron, su hija Cecilia, decidió llevarla al doctor para poder tener un diagnóstico de lo que tenía su madre.

El geriatra que la atendió nos pidió varios exámenes y en la endoscopía apareció que la mamá tenía una hernia muy grande, además de anemia”, indica Cecilia. 

Ambas consultaron a muchos especialistas, quienes en su mayoría no eran partidarios de operar a Graciela. Fue en esta búsqueda de segundas opiniones que Graciela y su hija llegaron a Clínica Universidad de los Andes a la consulta del Dr. Jorge León.

Confiamos en el Dr. León. Él fue el primero en decirnos que había que operar y que no había alternativa ya que la calidad de vida de la mamá era pésima”, recuerda Cecilia. 

Graciela tenía una hernia hiatal gigante  complicada con ascenso gástrico al mediastino. Eso significa que el estómago trabajaba en un lugar diferente al normal, funcionaba mal, con un reflujo muy severo que la complicaba en lo respiratorio”, explica el Dr. Jorge León, cirujano digestivo en Clínica Universidad de los Andes. 

Finalmente Graciela fue operada el 4 de octubre de 2016. El Dr. León cuenta que tuvieron que ordenarle los órganos dentro del abdomen, “es decir, bajar el estómago donde corresponde, ir a cerrar la hernia hiatal (este orificio conecta el tubo digestivo del tórax con el abdomen) con una malla que se le instala para cerrar el defecto y hacer que el estómago nunca más vuelva para arriba y evitar el reflujo”. 

Graciela cuenta que fue una buena decisión haberse operado. “Ahora seguiré disfrutando de mis nietos y mis tres bisnietas. Podrán verme siempre”. 
Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. Jorge León Celsi

Dr. Jorge León Celsi

Dr. Jorge León Celsi

Dr. Jorge León Celsi

Cirugía General y Digestiva Reserva de hora
 

Temas relacionados

“Fue como si me hubieran inyectado una dosis de juventud”

“Fue como si me hubieran inyectado una dosis de juventud”

Christian Gatica vuelve a correo el Ironman de Pucón tras bajar 40 kilos gracias a una cirugía bariátrica.

ver articulo completo
Tras 4 bypass, quiere una vida más tranquila

Tras 4 bypass, quiere una vida más tranquila

“Quiero aprovechar el día a día, vivir plenamente junto a mi familia y disminuir las revoluciones”, dice Patricio Campusano.

ver articulo completo
A los 96 años, plenamente vigente tras dos complejos procedimientos cardiacos

A los 96 años, plenamente vigente tras dos complejos procedimientos cardiacos

Don José Tagle fue sometido a una angioplastia y se le instaló un marcapaso, lo que le ha permitido retornar a su activa rutina.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME