Compartir
4 de mar 2019
El deporte competitivo y la torsión de rodilla, al realizar un cambio de dirección brusco, son las causas más frecuentes.

El ligamento cruzado anterior de rodilla es un importante estabilizador de esta articulación, debido a que evita la traslación anterior y rotacional de la tibia con relación al fémur. Por lo tanto, su buen funcionamiento es primordial.

La lesión más común de este ligamento es la rotura de sus fibras, la que se presenta principalmente en quienes practican deportes con cambios súbitos de dirección, como el fútbol, esquí, básquetbol, rugby, entre otros. En menor frecuencia, los traumatismos con impacto directo en la rodilla también podrían generarlo.

Cuando se sospecha una rotura de este ligamento, luego de una torsión de rodilla, es de suma importancia realizar acciones de primeros auxilios, como inmovilizar la articulación, aplicar hielo, evitar deambular y consultar con un traumatólogo.

El Dr. Álvaro Valenzuela, traumatólogo especialista en rodilla de Clínica Universidad de los Andes, explica que esta lesión “se presenta generalmente en adolescentes y adultos, quienes sufren una torsión de la rodilla con el pie fijo en el suelo al momento de realizar un cambio de dirección del cuerpo que está en movimiento. Estos pacientes evolucionan con dolor en la rodilla, inflamación y sensación de inestabilidad de la articulación”.

“Se trata de una lesión que debe ser evaluada y tratada por un especialista en rodilla, el cual analiza el mecanismo en que se generó la lesión, los factores de riesgo, la presencia o no de lesiones asociadas, como la lesión de otros ligamentos o meniscos, las expectativas del paciente y su entorno”, comenta el especialista.

El tratamiento de esta patología consiste en un moderno procedimiento quirúrgico que reconstruye el ligamento a través de un autotrasplante de los propios tendones del paciente, lo que permite volver a darle estabilidad a la rodilla. Para eso, se realiza una cirugía mínimamente invasiva mediante una artroscopía de rodilla, que facilita la intervención con pequeñas incisiones en la piel, permitiendo una pronta y favorable recuperación.

“Los pacientes tienen excelentes resultados y se recuperan satisfactoriamente mediante protocolos estandarizados de rehabilitación kinesiológica que les permite recuperar la funcionalidad de la rodilla. Posteriormente, pueden realizar sus actividades con normalidad, e incluso retornar al deporte cuando se cumplan los tiempos y objetivos propuestos”, concluye el Dr. Álvaro Valenzuela.

Especialistas relacionados:

Dr. Álvaro Valenzuela González

Dr. Álvaro Valenzuela González

Dr. Álvaro Valenzuela González

Dr. Álvaro Valenzuela González

Traumatología y Ortopedia - Rodilla - Medicina Deportiva Reserva de hora
 

Temas relacionados

Apoyando el deporte en familiar

Apoyando el deporte en familiar

Este 9 de octubre estuvimos presentes en la corrida The Color Run 2017, donde asistieron más de 25 mil personas.

 


ver articulo completo
Semana de la Diabetes en la Clínica

Semana de la Diabetes en la Clínica

Más de 400 personas fueron evaluadas gratuitamente en el marco de esta actividad.


ver articulo completo
El poder del Mindfulness

El poder del Mindfulness

Disminuir síntomas de estrés y depresión, reducir sentimientos de rabia y ansiedad, son algunos de los beneficios de esta terapia.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME