Compartir
17 de jun 2019
El lavado de dientes debe ser diario y utilizando los elementos correctos.

Para obtener un buen resultado, se recomienda cepillarse diariamente, al menos tres veces: en la mañana después del desayuno, después de almuerzo y antes de dormir. El ideal es que la rutina dure aproximadamente dos minutos.

A continuación, el Dr. David Rosenberg, jefe del Servicio de Odontología de Clínica Universidad de los Andes, entrega algunas pautas claves para una higiene exitosa:

 • Independiente de la técnica que indique el odontólogo, lo importante es ser sistemático y metódico, por lo tanto, realizar siempre lo mismo y en el mismo orden. De esa forma no se olvida cepillar ninguna zona.
• No cepillar grupos de dientes, sino uno por uno.
• Al rotar o cambiar la dirección del cepillo para abarcar una zona diferente, fijarse en no saltar ningún diente.
• Usar la seda dental después de cepillarse, de tal forma de ingresar pasta dental en la zona interproximal.
• Inclinar el cepillo de manera que quede en un ángulo de 45 grados con respecto a los dientes en dirección a las encías.
• Deslizarlo y hacerlo vibrar por las superficies dentales hacia delante y hacia atrás.
• Cepillar todos los dientes y todas sus caras. Siempre en el mismo orden y secuencia.
• Cepillar el dorso de la lengua (área de la lengua que alcanzamos a ver) suavemente tres veces. Luego cepillar la zona posterior de la lengua (área que no vemos).
• Botar los excesos de pasta y no enjuagar.
• No comer ni tomar nada por 20 minutos después del cepillado.

Elementos para una correcta higiene bucal

Cepillo dental

Para el Dr. Rosenberg, el uso de este instrumento es lo primordial, ya que permite desorganizar y eliminar el biofilm bacteriano bucal, además de residuos de alimentos. Lo recomendable es que sea de cerdas suaves, cambiarlo ojalá cada mes y, en lo posible, utilizar uno eléctrico porque son más efectivos al llegar a zonas de más difícil acceso.

Hilo dental

Debe utilizarse luego del cepillado. La limpieza debe hacerse entre los dientes y de manera suave para no afectar las encías. El especialista señala que “el cepillo dental no es capaz de eliminar todos los residuos, ya que hay lugares más difíciles de alcanzar. En ese contexto, el hilo dental es el complemento ideal para una correcta limpieza”.

Pasta dental

Se recomienda preferir una con alto contenido de flúor. Luego del lavado, escupir los excesos de pasta, pero no enjuagarse para permitir que el flúor permanezca en la boca. “Es importante saber utilizar el cepillo, en el tiempo necesario, así como también el hilo dental y la selección de una pasta adecuada, para ser efectivos y realmente prevenir las enfermedades de las encías y las caries. Además, un cepillado suave sobre la lengua permite controlar la halitosis o mal olor bucal”, enfatiza el Dr. Rosenberg.
Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. David Rosenberg Messina

Dr. David Rosenberg Messina

Dr. David Rosenberg Messina

Dr. David Rosenberg Messina

Odontología Reserva de hora
 

Temas relacionados

Lavado de dientes: Cinco recomendaciones para crear el hábito en los niños

Lavado de dientes: Cinco recomendaciones para crear el hábito en los niños

El cuidado de la salud bucal debe comenzar desde los primeros meses de vida.

ver articulo completo
Qué es la sensibilidad dental y cómo prevenirla

Qué es la sensibilidad dental y cómo prevenirla

Es la causa más frecuente de dolor dental, afectando aproximadamente a 1 de cada 7 personas adultas.

ver articulo completo
Cómo afecta el tabaco a la salud bucal

Cómo afecta el tabaco a la salud bucal

El tabaco genera una serie de complicaciones que pueden ser irreversibles.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME