Compartir
26 de oct 2018

Pensamientos sin sentido que obligan a tener comportamientos repetitivos, y que causan angustia en quienes tienen esta enfermedad.

Todo el mundo tiene “manías”, como tener el escritorio perfectamente ordenado, chequear algo un par de veces o mantener las manos bien lavadas. Si esto no afecta el día a día, no hay problema. Pero cuando se hacen intensos y conllevan consecuencias físicas y sociales, puede tratarse de trastorno obsesivo compulsivo, comúnmente conocido como TOC.

Esta patología se define por dos fenómenos:

- Ideas obsesivas: estos son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que, generalmente, son absurdos o sin sentido. No se puede tener control sobre estas ideas y se viven con intensa angustia. Por ejemplo: sentir las manos contaminadas a pesar de tenerlas limpias, incomodarse por la asimetría en las cosas, tener dudas constantes de si quedó bien cerrada la llave del gas o la puerta, o apagada la luz, tener pensamientos agresivos sobre lastimarse o herir a otros.
 
- Compulsiones: son actos repetitivos que la persona siente obligación de hacer para prevenir o reducir la ansiedad que causan las obsesiones. Estas reglas o rituales muchas veces no tienen relación con esa obsesión o una solución, pero quitan la ansiedad temporalmente. Por ejemplo: lavarse las manos en forma constante, respetar rutinas, contar cosas siguiendo un patrón, revisar varias veces si algo quedó bien cerrado y, a pesar de haberlo revisado, volver otra vez. 

El trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad crónica, puede aparecer desde la infancia y acentuarse en la adultez joven. Asimismo, en periodos de estrés puede aumentar la intensidad.  

El Dr. Miguel Prieto, psiquiatra de Clínica Universidad de los Andes, explica que es importante consultar a tiempo porque con un tratamiento adecuado se puede manejar esta enfermedad, para que la persona tenga una mejor calidad de vida: “quienes padecen esta condición, saben que las obsesiones y compulsiones son absurdas, por lo que les da vergüenza y consultan en forma tardía, cuando los síntomas son suficientemente intensos y ya los afecta a nivel físico, en sus relaciones sociales y en los estudios o trabajo”. 

Agrega que las personas a su alrededor también pueden ayudar. “Uno pudiera darse cuenta, por ejemplo, por las compulsiones o por sus consecuencias, como tener las manos con heridas por exceso de lavado de manos o llegar tarde al trabajo por devolverse a revisar algo a la casa”, afirma.

El manejo del trastorno obsesivo compulsivo se basa en el uso de medicamentos y de psicoterapia de orientación cognitivo conductual.

Compartir

Especialistas relacionados:

Dr. Miguel Prieto Cancino

Dr. Miguel Prieto Cancino

Dr. Miguel Prieto Cancino

Dr. Miguel Prieto Cancino

Psiquiatría Reserva de hora
 

Temas relacionados

El poder del Mindfulness

El poder del Mindfulness

Disminuir síntomas de estrés y depresión, reducir sentimientos de rabia y ansiedad, son algunos de los beneficios de esta terapia.

ver articulo completo
Seminario para la Prevención del Suicidio

Seminario para la Prevención del Suicidio

La iniciativa contó con la participación de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía.

ver articulo completo
¿Por qué el deporte despierta diversas emociones?

¿Por qué el deporte despierta diversas emociones?

Si bien son varios los sentimientos que se generan, es importante que el manejo de ellos sea responsable.

ver articulo completo






Infórmese mensualmente de las novedades con el newsletter de la clínica a través del email

SUSCRIBIRME