SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Secuencia TRAP

La Secuencia de Perfusión Arterial Reversa (TRAP) es una rara complicación de la gestación, presente en el 1% de los embarazos gemelares. Esta patología se caracteriza por la existencia de una placenta única y de una comunicación anatómica arterio-arterial entre ambos gemelos.

En estos casos, existe un gemelo transfusor y un gemelo transfundido, en donde la sangre sale desde la arteria umbilical del feto transfusor e ingresa, de forma reversa, a la arteria umbilical del feto transfundido, produciendo un aumento de presión en la arteria aorta y una perfusión reversa con sangre pobremente oxigenada en el feto transfundido. Este proceso provoca una falta de desarrollo del corazón, la cabeza y escaso crecimiento de la parte superior del feto transfundido, también llamado feto acardio-acéfalo.

Esta malformación en el feto acardio es incompatible con la supervivencia, mientras que el pronóstico del otro feto varía considerablemente. Sin el diagnóstico precoz, un seguimiento adecuado y el tratamiento oportuno, la mortalidad del gemelo transfusor puede superar el 50%.

Si bien un número significativo de fetos con secuencia de perfusión arterial reversa tiene anomalías cromosómicas, la frecuencia es baja y estas no serían la causa, sino un factor predisponente para el inicio de la secuencia TRAP.

Contamos con especialistas en diferentes patologías fetales, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo.

Diagnóstico prenatal de la secuencia TRAP: el diagnóstico de gemelo acardio se sospecha por ultrasonido, es corroborado con ecografía Doppler color y pulsado al demostrar flujo arterial retrógrado en el gemelo anómalo. El diagnóstico oportuno, en este caso, permite aumentar la probabilidad de vida del gemelo sano y planear un nacimiento de forma controlada.

Tratamiento paliativo: consiste en drenar el exceso de líquido amniótico de la bolsa del gemelo transfusor.

Oclusión del cordón umbilical: esta técnica es mínimamente invasiva y consiste en interrumpir las comunicaciones vasculares entre los dos fetos, ocluyendo el cordón umbilical del feto acardio por medio de láser. Con esto, el feto transfusor no perderá más sangre y no se verá afectado. El mejor momento para la oclusión vascular del feto acardio es entre las semanas 16 y 18 de gestación. En términos generales, la terapia intrauterina tiene una sobrevida del gemelo transfusor de 80% con aproximadamente 67% de los fetos naciendo sin complicaciones luego de las 36 semanas.

Acompañamiento perinatal: realizamos un acompañamiento integral con psiquiatras, psicólogos y matronas que entregan apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital del niño que está por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal.