SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Centros y Programas / Programas Médicos / Apoyo al embarazo de alto riesgo
Embarazo-Alto Riesgo-812x465

Apoyo-de-embarazo-alto-riesgo-100x100Esta Unidad dispone de subespecialistas en las diferentes patologías fetales, para ofrecer una atención integral a las embarazadas de alto riesgo o con diagnóstico de malformaciones en el niño. Cuenta con un equipo multidisciplinario, moderna tecnología y todo lo necesario para el estudio y tratamiento de las complicaciones del embarazo y la realización de cirugías intrauterinas.

Además, dispone de acompañamiento perinatal para entregar apoyo a los padres y familias que están pasando por difíciles momentos debido a embarazos de alto riesgo con potencial riesgo vital del niño que está por nacer, malformaciones congénitas y cualquier complicación perinatal que determine una complicación médica. Este acompañamiento es realizado por un psiquiatra, psicólogos y matronas.

Contacto:  (56) 22 618 3100 

Atención prioritaria para pacientes con patología fetal

Este formulario permite agilizar la atención de pacientes que no puedan esperar una consulta médica mediante los canales habituales.

Quiero que me contacten

 


Las pacientes embarazadas que vivan fuera de Santiago pueden reservar una hora del Servicio de Telemedicina para recibir orientación.

Reserva hora de TeleMedicina

Procedimientos invasivos y cirugía fetal

  • Hernia diafragmática congénita
  • Mielomeningocele
  • Hidrotórax congénito
  • Secuencia TRAP
  • Obstrucción urinaria fetal
  • Amniocentesis
  • Cordocentesis

Complicaciones del embarazo

  • Embarazo gemelar
  • Los antecedentes familiares, la edad y la raza de la madre, son algunos factores que aumentan la probabilidad de tener un embarazo múltiple.
  • La tasa de embarazos gemelares aumenta con la edad materna avanzada, en muchos casos por el uso de terapia de reproducción asistida en mujeres mayores. También las mujeres con mayor sobrepeso u obesidad tienen una tasa de embarazo múltiple 25 a 30% mayor que las mujeres con peor estado nutricional. El diagnóstico de un embarazo gemelar o múltiple se hace mediante una ecografía en el primer trimestre de la gestación. Se trata de embarazos que exigen mayores cuidados pues se asocian a una mayor tasa de partos prematuros y de morbimortalidad, especialmente cuando existe una sola placenta (monocoriales).
  • Se debe suplementar con fierro y ácido fólico y educar a la madre en cuanto a los riesgos y cuando consultar precozmente: frente a contracciones uterinas, sangrado, etc.
  • Para prevenir el parto prematuro, se recomienda un estricto control médico -cada 2 a 3 semanas- y un inicio adelantado del prenatal laboral, a las 26 a 28 semanas.

Esta patología se presenta en el 6% de los embarazos y se asocia a anomalías en la función de la placenta. Cuando un feto crece por debajo del promedio para su edad gestacional, es necesario estudiar el funcionamiento de la placenta para determinar si existen anomalías responsables de una disminución del aporte de oxígeno y nutrientes hacia el hijo/a, así como descartar que la causa del bajo peso sea una malformación congénita, genopatía o infección.

Frecuentemente se concluye que la situación es normal y el menor peso está asociado, por ejemplo, a la estatura de los padres. La Restricción en el Crecimiento Intrauterino (RCIU) debe ser diagnosticada y tratada pues esta patología aumenta la morbilidad y la mortalidad perinatal, debido a complicaciones neonatales, daño neurológico u otras enfermedades. También en la etapa infantil se puede ver afectado el desarrollo neurológico y en la vida adulta existir mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 e hipertensión arterial.

Estos embarazos deben interrumpirse de forma prematura antes que la falta de oxígeno produzca daño neurológico. Constituye todo un desafío para el equipo médico identificar el momento preciso en que intervenir, antes de que la hipoxia produzca daños neurológicos importantes y, por otra parte, lograr que transcurran la mayor cantidad de semanas, para aumentar las posibilidades de sobrevida de ese niño bajo los cuidados de los profesionales de neonatología. Para identificar ese momento existen una serie de métodos de vigilancia que permiten evaluar las manifestaciones fetales a la insuficiencia placentaria: la curva de crecimiento fetal, el test no estresante, el perfil biofísico, la evaluación del líquido amniótico y la ecografía con velocimetría Doppler.

El uso de estos mecanismos permite vigilar permanentemente al feto y realizar de la manera más informada el balance entre los riesgos que un feto prematuro tiene a las diferentes edades gestacionales y los riesgos de la hipoxia crónica intrauterina.

Como Unidad nos enfrentamos con más frecuencia a mujeres con cardiopatías congénitas operadas o no, que llegan a la etapa adulta y que buscan embarazo y que constituyen el 1% de las mujeres embarazadas. Dado los cambios fisiológicos que ocurren en el embarazo, es importante que un especialista en medicina materno fetal junto a un cardiólogo especialista en cardiopatías congénitas, entreguen la mejor atención a este grupo de pacientes.

Dado el cambio del perfil epidemiológico de la población de embarazadas, es relevante mencionar que contamos con médicos obstetras especializados en la atención de mujeres con estas características, como también un apoyo interdisciplinario con cardiólogos, electrofisiólogos y médicos intervencionistas de vasta experiencia en la atención y seguimiento de estas pacientes.

Este equipo multidisciplinario será capaz de controlar a estas pacientes de alto riesgo para que el resultado perinatal sea el más adecuado posible.

Haga click aquí para acceder al contenido.

Es uno de los riesgos más importantes en embarazos múltiples. Si no se trata a tiempo, puede causar la muerte de los fetos en gestación. El Síndrome de Transfusión Feto-Fetal (TFF) es una patología que afecta entre un 10% a 15% de los embarazos gemelares monocoriales, es decir, gemelos que comparten una sola placenta. Esta anomalía consiste en un flujo desequilibrado de sangre de un gemelo a otro, provocando que un feto esté anémico y que el otro este pletórico de sangre. En el Síndrome de Transfusión Feto-Fetal, hay un gemelo que es donante y otro que actúa como receptor.

El feto donante recibe poca sangre, por lo que su orina será escasa y su líquido amniótico también, quedando pegado a la pared uterina de la madre. En cambio, su gemelo receptor recibe mucha sangre, orinando en exceso y generando una gran cantidad de líquido amniótico. En este caso, puede surgir un problema cardiaco por esfuerzo.

La mortalidad de este síndrome es alta y depende del compromiso hemodinámico, es decir, si la sangre está llegando a los órganos. Sin tratamiento la mortalidad es de un 80%. Con tratamiento adecuado la sobrevida es de un 80%. Para detectar esta enfermedad, es necesario que el médico realice el diagnóstico mediante una ecografía en la cual evalúe los siguientes criterios:

  • Presencia de una masa placentaria única.
  • Sexo concordante.
  • Secuencia oligo/polihidroamnio: escasez/ exceso de orina.
  • Vejigas discordantes: vejiga presente y grande, y la otra ausente.
  • Compromiso hemodinámico y cardíaco.

El diagnóstico de esta anomalía se debe hacer siempre antes de las 26 semanas de gestación, mientras que a la semana 21 se puede comenzar el tratamiento.

Existen dos tipos de tratamientos:

  • Coagulación de las anastomosis con láser: se utiliza un fetoscopio para guiar el procedimiento en el que se destruyen las comunicaciones vasculares. Este es el tratamiento de elección en las pacientes portadoras de esta complicación.
  • Amniodrenaje: consiste en extraer el exceso de líquido amniótico del feto receptor.
  • Enfermedades gastroenterológicas maternas.
  • Hipertensión arterial materna.
  • Enfermedades renales maternas.
  • Infecciones maternas y embarazos.
  • Malformaciones congénitas.

Nuestros Médicos

Dr. Horacio Figueroa Diesel

Ginecología y Obstetricia - Medicina Materno Fetal

Dr. Sebastián Illanes López

Ginecología y Obstetricia- Medicina Materno Fetal

Dr. Cristián Kottmann González

Ginecología y Obstetricia - Medicina Materno Fetal

Dr. Tomás Middleton Capelli

Psiquiatría General - Adicciones - Psico-oncología

Dr. Enrique Oyarzún Ebensperger

Ginecología y Obstetricia - Medicina Materno Fetal

Dr. Arturo Soldati Ogueta

Ginecología y Obstetricia- Medicina Materno Fetal

Otros Profesionales de la Salud

María Paulina Nitsche Royo

Psicología

Camila Pinto Dunsmore

Psicología

Matronas

Carolina Urbina Rojas

Matrona Jefe de Unidad de Paciente Crítico Neonatológico

 Matrona por la Universidad de Chile (1999), y especialista en neonatología. Diplomado IAAS Pontificia Universidad católica de Chile (2013). Diplomado Gestión Clínica y Asesoramiento de Calidad Universidad de los Andes (2014). Diplomado Práctica Basada en la Evidencia  Universidad de los Andes (2019).

Úrsula Campos Montenegro

Matrona Jefe de Maternidad