SERVICIOS EN LÍNEA
Home / Médicos y Especialidades / Enfermedades y Tratamientos / Detalle Enfermedades y Tratamientos

Cáncer de mama

El cáncer de mama es un tipo de cáncer que se forma en las células mamarias, principalmente aquellas que se encuentran en los conductos mamarios.

En Chile, es el cáncer más frecuente en las mujeres, por lo que representa un problema de salud importante que afecta a muchas personas en nuestro país.

Al igual que en otros cánceres, el diagnóstico precoz es clave para lograr un buen pronóstico, y es por eso que todas las mujeres de 40 años o más, se deben realizar un examen anual para evaluar si han desarrollado la enfermedad o no: la mamografía.

El cáncer de mama se puede presentar en mujeres jóvenes, pero la edad más frecuente de presentación es entre los 45 y los 65 años.

Aquellas mujeres que tienen factores de riesgo para cáncer de mama, como por ejemplo antecedentes de familiares de primer o segundo grado que hayan sufrido la enfermedad, o bien tener el antecedente de una mutación genética para cáncer de mama, ser usuarias de terapia de reemplazo hormonal, haber recibido radioterapia en la región mamaria, no haber tenido embarazos a los 40 años, entre otros, deben, con mayor fuerza, mantener controles adecuados con médicos especialistas y realizar una mamografía anual.

La mayoría de las mujeres no presentan síntomas, y el diagnóstico se hace mediante el screening o “tamizaje” con mamografía. Este diagnóstico precoz constituye la principal herramienta para mejorar el pronóstico de esta enfermedad.

Otro grupo importante de mujeres detecta su enfermedad al palpar un tumor en la mama. Muchas veces esto ocurre en forma incidental y motiva la consulta al médico. Otras veces se hace mediante el autoexamen mamario, en el cual las mujeres en forma periódica examinan sus mamas en busca de algún bulto o tumor. Es una muy buena práctica, recomendada por los médicos, pero que no sustituye la mamografía anual.

Hay mujeres en las que se detecta el cáncer al sufrir cambios en la piel, como retracciones de ésta, cambio de coloración o formación de heridas o úlceras en las mamas. También pueden presentarse retracciones o alteraciones de la areola o el pezón. Lamentablemente esto constituye una enfermedad más avanzada que puede requerir tratamientos más invasivos para lograr un control adecuado. También deben ser motivos de una visita inmediata al médico.

Las secreciones por el pezón también pueden ser la manifestación de un cáncer, aunque la mayoría de las veces es solo la manifestación de una condición benigna. Para estar segura, se recomienda siempre consultar al médico ante la presencia de secreción por el pezón que no se ha estudiado previamente. Hay varios tipos de secreciones, siendo generalmente benigna aquella secreción de líquido claro o a veces lechoso. Es un poco más sospecho cuando el líquido es de aspecto sanguinolento.

Por lo general el dolor no es una forma de presentación típica del cáncer de mama, y suele ser una manifestación de una enfermedad infecciosa o inflamatoria. Sin embargo, algunas veces ese dolor o molestia sí corresponde a un tumor que puede ser maligno, por lo que también debe motivar una visita al médico.

Al igual que todos los cánceres, el cáncer de mama se origina cuando una célula sufre una mutación en su ADN que lleva a un crecimiento y división descontrolado de la misma. Estas mutaciones pueden generarse por condiciones heredadas, que en general constituyen la causa para el 10% de las pacientes, o bien por condiciones adquiridas durante la vida, que representa el otro 90%. Estas condiciones pueden deberse a condiciones internas, propias del organismo y que no son modificables en la gran mayoría de los casos.

Contamos con un equipo multidisciplinario de médicos dedicados especialmente al diagnóstico y tratamiento de pacientes con cáncer de mama, cubriendo todas las etapas que van desde la prevención, diagnóstico, tratamiento y cuidados paliativos.

Imágenes de la mama: nuestras radiólogas expertas en enfermedades de la mama realizan mamografías simples y con contraste, ecografía mamaria y resonancia magnética de mama, con la más alta tecnología disponible en nuestro país.

Biopsias percutáneas: procedimiento mínimamente invasivo que, con la ayuda de imágenes como ecografía o mamografía, permite resecar una muestra de un tumor mamario, para un diagnóstico preciso. La biopsia core se realiza bajo una guía ecográfica, y la biopsia estereotáxica bajo la guía de una imagen de rayos, similar a una mamografía.

Cirugía mamaria: consiste en un procedimiento quirúrgico mediante el cual, bajo anestesia general, el cirujano oncólogo reseca una parte de la mama que contiene el tumor (mastectomía parcial) o bien toda la mama cuando el tumor es muy grande (mastectomía total). Nuestros cirujanos oncólogos de mama tienen amplia experiencia en esta cirugía, asegurando un resultado oncológico, estético y funcional óptimo.

Cirugía del ganglio centinela: es una técnica quirúrgica que por lo general se realiza en conjunto con la mastectomía parcial o total, y permite identificar si el tumor de la mama avanzó a los ganglios axilares, mediante una técnica mínimamente invasiva, que tiene menos complicaciones que los antiguos “vaciamientos axilares” que se hacían. Es una técnica moderna en la que nuestros cirujanos tienen amplia experiencia.

Reconstrucción mamaria:  es la cirugía que se encarga de restituir el volumen perdido después de una mastectomía, habitualmente por cáncer.  Se puede realizar utilizando tejidos propios de la paciente o materiales sintéticos como expansores e implantes; y en algunos casos una combinación de ellos. Involucra una o más cirugías. El tipo de reconstrucción dependerá de la forma de tratamiento del cáncer, y de las condiciones de salud y tejidos de la paciente. Es una cirugía de gran importancia en la calidad de vida de las pacientes con mastectomía y se considera parte importante del tratamiento del cáncer de mama. En la Clínica contamos con cirujanos plásticos reconstructivos con amplia experiencia en reconstrucción mamaria, que cuentan con las herramientas para realizar distintos tipos de cirugía, adaptándose a las necesidades para cada tipo de paciente.

Terapias sistémicas: corresponden a los tratamientos conocidos como quimioterapia, inmunoterapia, terapias target y hormonoterapias, que al administrarlas buscan eliminar células tumorales para así disminuir la probabilidad de recurrencia de tumores operados, o bien achicar tumores antes de operarlos. También se utilizan para tratar aquellos tumores o metástasis que no pueden ser operados. En la Clínica contamos con un equipo de oncólogos médicos especializados en terapias sistémicas para cáncer de mama, con gran experiencia en esta enfermedad.

Radioterapia: la mayoría de las pacientes que han sido operadas por un cáncer de mama, requieren de radioterapia para evitar que el tumor vuelva a aparecer. Esta terapia consiste en administrar una dosis de radiación sobre el tejido mamario para eliminar las células malignas y evitar las recurrencias del tumor. Es un tratamiento muy bien tolerado por la mayoría de las pacientes y que no produce grandes repercusiones, con pocos efectos secundarios. Se realiza en forma ambulatoria. En la Clínica  contamos con un convenio con el IRAM, para un manejo personalizado para cada una de nuestras pacientes, donde mantenemos un contacto estrecho con los médicos radiooncólogos que administran estos tratamientos.